.
0

Internacionalización de una empresa: Formas, razones, ventajas y desventajas

Para una empresa, su internacionalización significa expandir su negocio traspasando las fronteras nacionales desde su sede a un nuevo mercado geográfico.

Hay varias razones para plantearse una internacionalización; los cambios en el entorno de la propia empresa, las innovaciones tecnológicas y, sobre todo, el importante papel que desempeñan los competidores globalmente activos.

Como fundador, emprendedor o autónomo, se debe ser consciente de que el proceso de internacionalización no se limita al producto o servicio, sino que se deben tener en cuenta todas las actividades de la empresa.

A la hora de decidir una estrategia, cabe considerar y elegir qué forma de entrada en el mercado se quiere, en qué momento, con qué velocidad se introduce la empresa en el nuevo mercado y cómo se quiere integrar la empresa nacional a nivel organizativo.

Las empresas que operan a nivel mundial suelen llamarse global players porque tienen sucursales o filiales en varios países que producen y venden a nivel local.

Probablemente seas fundador o autónomo, o sea tu empresa pequeña o mediana, te estás preguntando si también puedes internacionalizarla.

Internacionalizar una empresa

Muchos fundadores y empresas de nueva creación quieren internacionalizar su empresa aprovechando sus conocimientos y experiencia en otros mercados.

Modos de internacionalización

Hay varias formas de internacionalizar tu empresa.

A menudo se comienza con la exportación de bienes o servicios al extranjero siendo después el nivel más alto de internacionalización el establecimiento de una filial o sucursal en el extranjero.

Decidir qué tipo de internacionalización elegir, depende de la disposición a asumir riesgos, los factores del entorno que influyan en la empresa y también considerar de qué capital se dispone o se quiere invertir.

También hay que pensar en cómo utilizar los recursos y conocimientos técnicos para llevar tus productos o servicios al mercado internacional.

Exportación

El comercio de exportación significa vender productos o servicios en el extranjero.

Debido al escaso uso de recursos y a veces a la falta de control en el país de destino, la exportación es la forma más fácil de entrar en un mercado más allá de las propias fronteras.

Conceder una licencia

Es posible transferir el derecho de uso de una marca a una persona u organización en el extranjero mediante un acuerdo contractual, en el que se puede decidir hasta qué punto se limita la licencia, por ejemplo, si se concede una licencia de producción, el licenciatario sólo tendrá derecho a producir.

Franquicia

Otra forma de internacionalización eficiente y de bajo riesgo es transferir el uso de un concepto de negocio a un franquiciado independiente.

En la franquicia, la transferencia de conocimientos técnicos es un factor decisivo, porque sólo así el franquiciado puede aplicar el concepto de negocio de forma independiente y correcta.

Joint venture

Empresarialmente es una forma de cooperación entre dos o más empresarios.

Desde el punto de vista jurídico y económico, cada empresa es independiente y el riesgo financiero se asume conjuntamente. Eso sí, tendrás solo un control moderado, pero también necesitas recursos moderados.

Sucursal

Una sucursal en el extranjero está separada geográficamente de la sede central de su empresa, pero jurídica y económicamente depende del establecimiento madre.

La sucursal adquiere competencias como la producción, los activos comerciales, las compras y las ventas, mientras que las funciones operativas como los recursos humanos, la gestión, las finanzas, la organización, la contabilidad y el marketing se organizan desde la sede central.

Filial

Una filial está bajo la dirección de su empresa matriz.

Legalmente, puede actuar de forma independiente, pero económicamente la filial depende de la empresa matriz.

Por un lado, con esta forma de internacionalización, se tiene un control casi total de las operaciones en el extranjero, pero por otro lado, aumentan las necesidades de recursos y por ende, el riesgo.

La creación de una filial ofrece el mayor nivel de control y, por tanto, más posibilidades de éxito, aunque esta forma de entrada en un mercado también implica un mayor riesgo debido a las elevadas inversiones necesarias.

Razones para internacionalizar una empresa

Son varios los motivos que pueden motivar a una empresa a internacionalizarse.

Por un lado, puede ser atractivo pensar en elevar activamente una empresa a nivel internacional, sobre todo si se ve cierto potencial de mercado y se pueden demostrar competencias especiales, la expansión a los mercados internacionales es una buena opción.

Por otra parte, es la actitud hacia las actividades en el extranjero, la demanda de un producto en el país de destino y las posibles ventajas de costes fuera lo que induce a pensar en la internacionalización.

También existen factores que obligan a una empresa a internacionalizarse:

  • La caída de la demanda del producto a nivel nacional.
  • El aumento de la presión competitiva de los competidores en el propio país.
  • Aumento de los costes nacionales, por ejemplo, salarios o costes de producción.
  • Dependencia de clientes internacionales o tener que seguir a clientes importantes en el extranjero.

Ventajas y desventajas de la internacionalización

La internacionalización de una empresa ofrece una serie de ventajas que aumenta sus oportunidades de crecimiento:

  • Diferenciarse de sus competidores y asegurarse una ventaja competitiva estratégica.
  • Abrir nuevos mercados y ganar nuevos clientes y pasar a depender menos del mercado nacional.
  • Enfrentarse a una cultura y un idioma diferentes, ampliando definitivamente su horizonte.

Y, por supuesto, las ventajas siempre van acompañadas de ciertos inconvenientes si quieres operar a nivel internacional:

  • Aventurarte fuera de tu zona de confort y las ventajas de tu propio país.
  • La incertidumbre.
  • El aumento de la financiación.
  • El enorme esfuerzo y a veces aumento de riesgo que supone reunir información sobre el entorno extranjero.
  • Las diferencias culturales y sus posibles barreras lingüísticas.
  • Las diferentes condiciones del mercado y la competencia.

Es un error llevar tu producto o servicio de forma individual al mercado internacional, porque requiere un análisis intensivo del mercado objetivo y una cuidadosa preparación de todas las áreas de negocio antes de la internacionalización.

Si necesitas asesoramiento profesional sobre este tema, ponte en contacto con nuestros asesores fiscales por correo electrónico o por teléfono.