.
0

Medidas para evitar la doble tributación

Estas medidas pretenden evitar la llamada doble imposición jurídica y financiera. La doble imposición jurídica se produce cuando los ingresos de un solo contribuyente se gravan en dos países diferentes. La doble imposición financiera se produce cuando el mismo ingreso es gravado por dos contribuyentes diferentes en dos países distintos (doble tributación internacional) o en el mismo país (doble tributación nacional).

Hay dos formas de evitar la doble imposición: el procedimiento de exención de impuestos y el procedimiento de atribución.

Procedimiento de exención de impuestos

Dividendos y ganancias de capital en empresas residentes y no residentes.

La deducción fiscal por dividendos se establece para evitar la doble imposición financiera que se produce cuando los ingresos de una sociedad incluida en la base imponible se distribuyen posteriormente como un dividendo y el correspondiente impuesto sobre sociedades se paga en la primera sociedad (sociedad pagadora) que distribuye el dividendo y en la sociedad receptora por la inserción como renta o ingreso en su propia base imponible.

Si la transmisión de una participación en otra sociedad genera una renta positiva imponible, la sociedad transmisora también puede beneficiarse de la correspondiente exención para evitar la doble imposición financiera, ya que el incremento de valor incluye los beneficios no distribuidos que surgieron mientras se mantenía la participación, que a su vez ya estaban gravados en la sociedad titular de la misma.

La exención fiscal de los dividendos y las ganancias de capital siempre puede reclamarse si se cumplen los requisitos legales.

Rentas generadas a través de establecimientos permanentes situados en el extranjero.

Las rentas positivas obtenidas a través de establecimientos permanentes en el extranjero no están sujetas a tributación en España, ni tampoco lo están las rentas positivas derivadas de su transmisión, siempre que se cumplan las condiciones y circunstancias previstas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Es importante señalar que está prohibida la integración en la base imponible de las rentas negativas obtenidas en el extranjero por un establecimiento permanente, salvo que se transfieran o la empresa cese su actividad.

Procedimiento de transferencia

Deducción de los impuestos pagados en el extranjero

Las normas del impuesto de sociedades permiten la deducción de la menor de las dos cantidades siguientes:

  • El impuesto de naturaleza similar ya pagado en el extranjero.
  • El impuesto que se adeudaría en España si los ingresos se hubieran obtenido en dicho país.

Dividendos de sociedades no residentes.

En determinados casos, la sociedad residente que percibe dividendos puede deducir el impuesto efectivamente pagado por la sociedad no residente sobre dichos dividendos. Los impuestos pagados por las sociedades en las que la filial tiene participación, así como los impuestos pagados por las sociedades en las que la filial tiene participación directa, etc., se consideran también como impuestos efectivamente pagados, en la medida de la participación atribuible al beneficio respecto del cual se distribuyen los dividendos. En la práctica, esta deducción es siempre aplicable cuando no es posible hacer uso de la exención fiscal.

Esta deducción, junto con la descrita en el párrafo anterior, tiene un límite común: la suma de ambas no puede exceder el impuesto que se hubiera pagado si estos ingresos se hubieran obtenido en España.

Si tiene alguna duda sobre la doble imposición, no dude en consultarnos. GM Tax Consultancy estudiará su caso en detalle y le asesorará con total profesionalidad y proximidad.