.
0

“Golden Visa” Permiso de residencia para inversores en España

La Golden Visa es una ley del gobierno español, que puede ser beneficiosa para los ciudadanos no comunitarios que quieran hacer una inversión en España.

España lanzó el programa Golden Visa en 2013 para hacer la economía española más competitiva, aumentar la motivación para la inversión directa extranjera, fortalecer el comercio exterior y promover la creación de empleos locales. Los cambios en la ley en 2015 crearon incentivos adicionales y facilitaron y agilizaron la obtención de visados y permisos de trabajo para España. El programa Golden Visa de España es ahora uno de los programas más atractivos para los inversores de fuera de la UE.

Cómo obtener la Golden Visa

Para obtener la Golden Visa, debes estar preparado para hacer inversiones significativas en España. El visado puede obtenerse gastando al menos 500.000 euros en bienes inmuebles en España, invirtiendo al menos un millón de euros en una empresa española, un fondo de inversión o un fondo de capital riesgo, o invirtiendo al menos 2 millones de euros en bonos del Estado español.

El solicitante debe demostrar que no tiene antecedentes penales y que dispone de medios económicos para mantenerse a sí mismo o a su familia (2.130 euros al mes más 530 euros por cada miembro de la familia).

Una vez expedido el visado, un inversor puede comprar y vender bienes inmuebles siempre y cuando cumpla con un umbral de inversión de 500.000 euros. Los inversores ya no están obligados a invertir más que los individuos. En cambio, pueden comprar bienes inmuebles en España, ya sea directa o indirectamente a través de una empresa registrada, siempre y cuando el inversor siga siendo propietario de la mayoría de las acciones y la dirección de la empresa no esté en un paraíso fiscal. Esto significa que si encuentran socios inversores, pueden asegurarse un visado para España invirtiendo mucho menos de 500.000 euros.

Ventajas de la Golden Visa

Aunque existen varios tipos de visados para viajar a España, la Golden Visa es especialmente atractiva ya que concede permisos de residencia a los familiares directos del inversor. Desde 2015, los solicitantes pueden solicitar la reagrupación familiar no sólo con los cónyuges sino también con los compañeros de una convivencia similar al matrimonio. El programa también cubre a los hijos económicamente dependientes del inversor, incluidos los hijos adultos, y a sus padres. El permiso de residencia permite también la obtención de un permiso de trabajo en España.

Los solicitantes seleccionados reciben inicialmente un visado anual. El solicitante puede entonces solicitar un permiso de residencia que es válido por dos años y puede ser extendido por cinco años a la vez. Al solicitar o renovar un permiso de residencia, el solicitante no tiene que comparecer en persona; basta con que un representante comparezca ante las autoridades.

El visado no requiere una duración mínima de estancia para su renovación. Esto es atractivo para aquellos inversores que desean aprovechar la residencia española y al mismo tiempo viajar a cualquier otro país europeo. Todas estas facilidades tienen como objetivo atraer a tantos inversores como sea posible a España.

Los inversores pueden, por lo tanto, permanecer en España o trasladar su residencia fiscal a un tercer país. Si la residencia se establece en España, los solicitantes pueden solicitar la ciudadanía española después de diez años de residencia permanente (deben pasar al menos 183 días al año en el país).

Estadísticas sobre Golden Visas

Según los últimos datos de la Secretaría de Estado de Comercio, las estadísticas sobre las Golden Visa han mejorado considerablemente desde su introducción. En comparación con 2014, el número de inversores que recibieron la Golden Visa se ha cuadruplicado hasta 2.236. La mayoría se benefició del permiso de residencia especial mediante la compra de bienes inmuebles, otros solicitantes mediante inversiones de capital y el resto mediante la creación de empresas. La inversión total asciende a 2.157 millones de euros y supera en un factor de tres las inversiones realizadas en 2014. De esta cantidad, 1.554 millones de euros se destinan a la adquisición de bienes inmuebles o terrenos, 495 millones de euros a empresas que han creado casi 2.000 nuevos puestos de trabajo y 108 millones de euros a activos financieros.