Contrato inmobiliario: Tipos y características

real-estate-contract

El sector inmobiliario puede ser un sector complicado; hay muchos detalles que hay que tener en cuenta antes de poder mudarse a una nueva casa. Antes de que el comprador y el vendedor de una vivienda puedan iniciar formalmente el proceso de intercambio de una casa, deben finalizar un contrato inmobiliario para perfilar los términos y condiciones de la transacción.

A continuación vamos a definir los más importantes y para qué sirve cada uno.

¿Qué es un contrato inmobiliario?

Un contrato inmobiliario es un documento que se utiliza para establecer los términos y condiciones de una venta, arrendamiento o cualquier otro tipo de transacción inmobiliaria. El contrato inmobiliario debe estar por escrito y debe ser firmado por todas las partes involucradas.

¿Qué incluye un contrato inmobiliario?

Para que un contrato inmobiliario sea válido, debe cumplir con los requisitos establecidos en la Ley de Contrato de Arrendamiento Inmobiliario. En dicha ley se establece que el contrato de arrendamiento debe ser por escrito y debe contener, como mínimo, las siguientes cláusulas:

  • Identificación de las partes: nombre, domicilio y datos de contacto de los arrendadores y arrendatarios.
  • Identificación del inmueble: dirección y características del inmueble.
  • Duración del contrato: plazo establecido para el arrendamiento.
  • Monto y forma de pago del alquiler: cantidad a pagar y frecuencia de pago.
  • Otras cláusulas: otros términos y condiciones que las partes acuerden.

Tipos de transacciones inmobiliarias

Dependiendo del tipo de contrato que se necesite se realizará una gestión u otra.

Compraventa

Las transacciones inmobiliarias para compraventa son aquellas en las que se vende o se compra un inmueble.

Alquiler o arrendamiento

Las transacciones inmobiliarias para alquiler se refieren a la compra, venta o arrendamiento de bienes inmuebles con el propósito de generar ingresos a través del alquiler. Estas operaciones requieren la asesoría de un profesional de bienes raíces y suelen implicar grandes cantidades de dinero.

Permuta

Una permuta inmobiliaria es una transacción en la que dos propietarios de inmuebles intercambian sus propiedades.

¿Necesita Ayuda?

Tipos de contratos inmobiliarios

Para la venta de una propiedad, los contratos inmobiliarios más comunes son los de opción de compra y los de compraventa. Otros contratos que se utilizan con menos frecuencia son los de permuta, los de arrendamiento con opción de compra y los de tanteo y retracto.

1. Contrato de opción de compra

Un contrato de opción de compra es un acuerdo en el que el vendedor de una propiedad se compromete a reservar la propiedad para el comprador durante un período de tiempo específico a cambio de un pago inicial, también conocido como opción.

Si el comprador decide ejercitar la opción y comprar la propiedad en el plazo establecido, el pago inicial se deduce del precio de venta. Si el comprador decide no ejercitar la opción, pierde el pago inicial, pero no tiene ninguna obligación adicional.

2. Contrato de compraventa

Un contrato de compraventa es un acuerdo legal entre un comprador y un vendedor para comprar o vender una propiedad. En un contrato de compraventa, el comprador paga un precio acordado al vendedor y, a cambio, el vendedor transfiere la propiedad al comprador.

3. Contrato de permuta

Un contrato de permuta es un acuerdo en el que dos personas intercambian propiedades de igual valor. Los contratos de permuta son más comunes entre los propietarios de viviendas que buscan cambiar de casa, pero también pueden usarse para intercambiar otras propiedades, como vehículos, bienes raíces o incluso acciones.

4. Contrato de arrendamiento con opción de compra

Un contrato de arrendamiento con opción de compra es un acuerdo en el que un inquilino paga una opción al propietario de una propiedad a cambio de la opción de comprar la propiedad en una fecha posterior.

Los contratos de arrendamiento con opción de compra son comunes entre los propietarios que buscan vender su propiedad y los inquilinos que buscan comprarla, ya que le permiten a ambas partes evaluar la propiedad y sus necesidades antes de comprometerse a una compra.

5. Contrato de tanteo y retracto

Un contrato de tanteo y retracto es un acuerdo en el que un vendedor se compromete a vender una propiedad a un comprador por un precio acordado, pero el comprador tiene la opción de retractarse de la compra si otra persona ofrece un precio mayor.

Los contratos de tanteo y retracto son más comunes en mercados de bienes raíces en rápido movimiento, donde los vendedores buscan obtener el precio más alto posible y los compradores buscan asegurar la propiedad a un precio razonable.

¿Quién firma un contrato inmobiliario?

Un contrato inmobiliario suele ser firmado por el comprador y el vendedor.

Hay algunos casos en los que un subastador, un agente inmobiliario o una inmobiliaria pueden firmar en nombre del vendedor o del comprador con su consentimiento. A menos que se indique lo contrario, el vendedor y el comprador deben representarse a sí mismos y presentar sus firmas en un contrato de compraventa de bienes inmuebles para que entre en vigor.

Conclusión

Si quiere comprar tu primera propiedad o realizar cualquier otra transacción inmobiliaria, lo más probable es que tenga que firmar un contrato inmobiliario. Hay muchos tipos de contratos en el sector inmobiliario  y cada uno de ellos tiene diferentes usos y requisitos.

Por lo tanto, tener un conocimiento de las distintas características le permitirá tener una decisión más fiable. Sin embargo, es posible que tenga que contratar a un abogado con experiencia en este tipo de transacciones para evitar verse atrapado en la letra pequeña. Póngase en contacto con nuestros abogados fiscalistas en Barcelona por correo electrónico o por teléfono.

 

Solicitar consulta:

He leído y acepto la Política de Protección de Datos.