201705.12
0

Impuesto sobre Sociedades en España: Guía básica 2019

Si quieres saber cómo funciona el Impuesto sobre Sociedades en España y qué características tiene en el 2019, este es tu artículo. Te explicaremos quién debe presentarlo y cómo para guiarte en este trámite y evitarte dolores de cabeza.

¿Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

Se trata de un impuesto personal y directo que grava la obtención de renta por parte de sociedades y entidades jurídicas que residen en territorio español. Los puntos de determinación de la base imponible y la cuantía a pagar se estructuran mediante la contabilidad y la determinación del resultado contable de la sociedad.

Tipos impositivos del Impuesto sobre Sociedades en España

En 2018, los tipos impositivos para este tributo son los siguientes:

  • Tipo general: 25%
  • Tipo reducido para emprendedores: 15%
  • Tipo reducido para cooperativas fiscalmente protegidas: 20%
  • Tipo reducido para entidades parcialmente exentas: 25%
  • Tipo reducido para asociaciones (de utilidad pública) y fundaciones: 10%
  • Tipo reducido para sociedades de inversión: 1%
  • Tipo reducido entidades ZEC: 4%
  • Tipo reducido para otras entidades: 25%
  • Tipo entidades de crédito: 30%

¿Cómo presentar el Impuesto sobre Sociedades en España?

Los modelos que debes presentar en España son:

  • Modelo 200: Declaración anual del Impuesto de Sociedades. Se debe presentar cada mes de julio en caso que el ejercicio económico de las empresas coincida con el año natural. Se presenta siempre durante los 25 días siguientes a los 6 meses desde la fecha de cierre.
  • Modelo 202: Pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades. Se debe presentar cuando se tiene un resultado positivo en el Modelo 200 (o en cualquier caso si se es gran empresa). Se presenta en octubre, diciembre y abril.
  • Modelo 220: Formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades.
    Todos estos modelos se deben presentar a través de Internet.

¿Cómo se calcula la base imponible y la cuota del Impuesto de Sociedades

Como comentábamos antes, se calcula mediante el resultado contable de la sociedad, es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos en el ejercicio.

Sin embargo, a este resultado contable puede ser necesario aplicarle unas correcciones o ajustes debido a las diferencias de criterios del cálculo del resultado contable y los del cálculo de la base imponible del Impuesto de Sociedades. Estas diferencias pueden ser de calificación, de valoración o de imputación, negativas o positivas y temporales o permanentes.

La tramitación del Impuesto sobre Sociedades en España resulta complicada, especialmente porque obliga a conocer las diferencias entre las normas contables y las fiscales y se basa en la llevanza de una contabilidad mercantil bien aplicada. Si necesitas asesoría, te animamos a que contactes con GM Tax. Estudiaremos tu caso de forma particular y encontraremos las mejores soluciones juntos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*