.
0

Impuesto sobre la renta de no residentes

Los no residentes en España suelen tributar por su renta mundial en su país de residencia y sólo pagan impuestos en España por los bienes que tengan en este país. La propiedad de bienes inmuebles juega un papel particularmente importante, ya que afecta tanto al impuesto sobre la renta como al impuesto sobre bienes inmuebles.

Para poder llevar a cabo actos administrativos en las oficinas fiscales correspondientes, se necesita el número de identificación fiscal español (NIF).

Si ya tiene el N.I.E., sirve también como número de identificación fiscal. Si aún no tiene el N.I.E., también puede solicitar el número de identificación fiscal (NIF) directamente en la oficina de Hacienda.

Estos son los impuestos que se aplican a los no residentes en España:

1. Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI)

El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) es recaudado directamente por los municipios (Ayuntamientos) y básicamente concierne a cualquier tipo de bien inmueble. Si tiene más de una propiedad en diferentes municipios, el impuesto debe ser pagado por separado en cada municipio.

El valor catastral se compensa generalmente con el multiplicador determinado por el ayuntamiento. Normalmente, se puede depositar en una cuenta bancaria en las administraciones municipales para que el impuesto pueda ser cargado directamente como débito. Si no se aprueba el procedimiento de domiciliación, debe respetarse la fecha exacta de pago del municipio correspondiente, que suele ser entre septiembre y noviembre.

2. Impuesto sobre la renta (IRNR)

A) Ingresos de la propiedad (para uso propio)

Este gravamen generalmente asciende al uno o dos por ciento del valor catastral. En este caso, la propiedad inmobiliaria se considera como un incremento de los bienes y, por lo tanto, debe ser gravada, aunque usted mismo viva en la propiedad.

B) Ingresos por el arrendamiento de bienes inmuebles

Cabe señalar aquí que los propietarios que tienen su residencia fiscal en cualquier otro país europeo pueden deducir ciertos gastos del impuesto. Se pueden deducir los mismos gastos que para las personas residentes en España, lo que significa que se aplica la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). El impuesto se paga trimestralmente y la declaración de la renta debe ser presentada dentro de los primeros 20 días de enero, abril, junio y octubre. En la página web de la Agencia Tributaria se puede encontrar más información sobre plazos, formularios y características especiales.

C) Ingresos por la venta de bienes inmuebles

Cuando se vende un inmueble, la diferencia entre el valor de compra y el de venta debe ser gravada, ya que en la mayoría de los casos esto representa un aumento de los activos. Existen varias y amplias opciones de desgravación fiscal, como por ejemplo: en caso de que se invierta el producto directamente en otra propiedad que luego constituya su residencia principal, para personas mayores de 65 años, etc. Cabe señalar que el hipotético aumento de los activos también debe ser gravado por las donaciones. Así que si usted regala una propiedad, no sólo tiene que pagar el impuesto de donación, sino que también tiene que gravar el valor añadido de la propiedad como una ganancia de capital.

3. Impuesto sobre el patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio se restableció por un período limitado para los años fiscales de 2011 a 2015, estando los primeros 700.000 euros libres de impuestos. En principio, debe presentar una declaración de impuestos sobre el patrimonio si es positiva o si tiene que pagar impuestos, o si sus activos ascienden a más de 2 millones de euros.

4. Impuesto sobre las sucesiones

El impuesto sobre las sucesiones es competencia de las Comunidades Autónomas, que aplican desgravaciones fiscales muy variables según las regiones. Gracias a la reducción fiscal del 99,9% en Madrid, prácticamente no se debe pagar el impuesto de sucesiones, mientras que en Andalucía se debe pagar el tipo impositivo estatal completo. La ley fiscal que se aplica depende en gran medida de si usted mismo vive en España como heredero, si el testador tenía su residencia fiscal en España y en el caso de los bienes inmuebles donde se encuentra la propiedad. Especialmente en el área de la herencia y el testamento es aconsejable informarse sobre las ventajas fiscales desde el principio y elaborar una planificación fiscal de acuerdo con la ley de herencia si es necesario.