.
0

Qué es la debida diligencia: Tipos, significado y finalidad

La diligencia debida significa generalmente el análisis cuidadoso de un objeto en un contexto empresarial y las comprobaciones que se llevan a cabo, en particular, en el contexto de próximas transacciones, como por ejemplo, la adquisición de empresas. 

La debida diligencia con respecto a los clientes, es el examen minucioso de los clientes comerciales nuevos y existentes como partes fundamentales del cumplimiento de las obligaciones marcadas por la diligencia debida.

Comprender la diligencia debida

La diligencia debida es un proceso de examen en el que se analizan:

  • los puntos fuertes, 
  • los puntos débiles, 
  • las oportunidades,
  • los riesgos relativos a las circunstancias:
    • económicas
    • jurídicas
    • fiscales
    • financieras

El objetivo de tantas comprobaciones, es descubrir todos los riesgos potenciales que puedan surgir en una nueva relación comercial.

Razones para la diligencia debida

La debida diligencia es una investigación completa de los antecedentes que las empresas utilizan para protegerse de posibles socios contractuales utilizando diversas fuentes de información. Ayuda a las empresas a proteger sus intereses identificando posibles riesgos. 

Las razones para llevar a cabo la diligencia debida pueden ser:

Prevención del blanqueo de capitales y de los delitos de guante blanco

La comprobación del socio comercial (diligencia debida con el cliente) es el componente central para el cumplimiento de las obligaciones de debida diligencia.

Fusiones y adquisiciones

Antes de las actividades de fusiones y adquisiciones, como la compra de empresas o la adquisición de sus participaciones, un consultor externo suele llevar a cabo una comprobación de diligencia debida. 

En realidad, esto tiene sentido tanto para el comprador como para el vendedor. 

En la debida diligencia del comprador, éste inicia el examen para valorar y evaluar los riesgos y oportunidades de la compra. Las conclusiones suelen incluirse en la propuesta de precio de compra. 

En el caso de la diligencia debida del vendedor, éste encarga un análisis sistémico para eliminar cualquier punto débil por adelantado y también para preparar las negociaciones de venta.

Evitar dañar la reputación

Las empresas, antes de seleccionar futuros socios comerciales para una cooperación, suelen comprobar las normas éticas y legales de los mismos. El objetivo es detectar con antelación las acciones incorrectas de esos futuros socios, para evitar dañar luego su propia reputación.

De los resultados de la debida diligencia pueden derivarse recomendaciones específicas para la adopción de nuevas medidas: Por ejemplo, se puede reevaluar el riesgo empresarial con el cliente o incluso aconsejar que no se establezca una relación comercial.

Tipos de debida diligencia

En función del objetivo de la auditoría de diligencia debida, las áreas que se deben auditar varían. 

De acuerdo con esto, surgen tipos funcionales de debida diligencia, por ejemplo:

Diligencia debida financiera

Se examinan todas las áreas comerciales. 

  • la contabilidad, 
  • los estados financieros anuales,
  • el control, 
  • las relaciones financieras,
  • los flujos de caja.

La diligencia debida financiera es una parte de la auditoría de la que no debe prescindir ningún comprador, ya se trate de una consulta médica o de una acería.

A grandes rasgos, puede dividirse en tres subáreas. El análisis del pasado, el análisis de la planificación empresarial prevista y la planificación revisada, basada en los conocimientos adquiridos en el curso de la diligencia debida comercial u otras subáreas de diligencia debida.

Diligencia debida comercial

Examen de las actividades empresariales y de las relaciones con el entorno empresarial y el mercado.

Ayuda a ver si se está logrando el objetivo estratégico que se persigue con la compra de la empresa. 

Proporciona respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Hay sinergias por parte del comprador que hagan interesante la compra?. Por ejemplo, combinar ubicaciones, ventas o administración.
  • Obtención de ventajas estratégicas. ¿Qué tiene más sentido para la entrada en el mercado pretendido: comprar una empresa ya existente y abrir así la puerta al mercado o crearla uno mismo?.
  • ¿Existen “banderas rojas” o “deal breakers” que le impidan perseguir estos objetivos (por ejemplo, restricciones específicas del país o del derecho a la competencia)?.

Diligencia debida legal

Es un examen de todas las relaciones legales internas y externas para identificar los riesgos de tipo legal para los resultados de la empresa.

El comprador y el vendedor tampoco podrán evitar la diligencia debida legal, porque los contratos constituyen ya en sí mismos, el marco de actuación.

La diligencia debida legal es el examen y la evaluación legal de la empresa. La debida diligencia legal cubre una amplia gama de áreas legales:

  • Derecho de sociedades.
  • Derecho contractual.
  • Derecho laboral y de negociación colectiva.
  • Derecho de marcas y otros derechos de protección.
  • Derecho antimonopolio.
  • Derecho medioambiental.

Las conclusiones de la diligencia debida legal pueden influir considerablemente en la debida diligencia financiera. Por ejemplo, si los riesgos legales se evalúan de forma diferente a la que se refleja actualmente en las cifras financieras.

Diligencia debida fiscal

La diligencia debida fiscal, es el principal objetivo de las auditorías en materia de impuestos de sociedades y suele llevarse a cabo como parte de la diligencia debida financiera y jurídica.

Sirve de base para:

  • Avisos de liquidación de impuestos y últimas declaraciones de impuestos.
  • Informes de auditoría fiscal o información de auditorías fiscales en curso.
  • Órdenes de auditoría.
  • Balances fiscales de años anteriores.
  • Casos judiciales fiscales pendientes.
  • Información sobre partes vinculadas y “distribuciones de beneficios ocultos”.
  • Utilización de las ventajas fiscales existentes (véase también el artículo sobre los incentivos fiscales para los gastos de investigación y desarrollo).

Con la ayuda de estos documentos, se intenta evaluar el riesgo fiscal de los pagos de impuestos adicionales.

Diligencia debida en materia de recursos humanos

En tiempos de escasez de trabajadores cualificados, algunas adquisiciones de empresas sólo se orientan a la contratación de personal formado. 

Esto se aplica, por ejemplo, a los departamentos de investigación o a las empresas donde trabajan muchos desarrolladores de software o personal de enfermería. 

El personal es entonces el factor impulsor del valor, por lo que también se habla de “activos andantes”.

Así pues, la debida diligencia de RRHH se centra en los empleados: 

¿qué habilidades tienen?, ¿qué personal clave debe conservarse tras la adquisición?.

Por tanto, los siguientes puntos deberían formar parte de toda lista de comprobación de diligencia debida de RRHH:

  • Listas de empleados.
  • Organigramas.
  • Calificaciones.
  • Datos salariales y evolución de los salarios durante varios años.
  • Modelos salariales.
  • Indicadores salariales, como la rotación de personal, la tasa de enfermedad, la media de edad, la distribución por sexos.
  • Evaluaciones de las culturas empresariales y sus diferencias.
  • Cuestiones contractuales (pero también en el contexto del DD legal, véase más arriba).
  • Identificación de los actores clave.
  • Durante y después de la adquisición de una empresa, el riesgo de perder a los actores clave es especialmente alto: muchos no están seguros de cómo seguirán las cosas y, por tanto, buscan un nuevo trabajo. Otros tienen dificultades con una cultura corporativa diferente.

El resultado de la debida diligencia en materia de RRHH debe ser siempre objetiva:  ¿cómo pueden posicionarse en el futuro las dos empresas en términos de personal?.

Si los actores clave saben cómo será su futuro, normalmente se quedarán.

Diligencia debida en materia de IT

La diligencia debida en materia de IT se refiere a los sistemas informáticos utilizados por la empresa objetivo.

Esto es especialmente importante si la IT influye significativamente en el modelo de negocio o incluso si constituye la base del mismo. 

Este es el caso, por ejemplo, del comercio electrónico o de los proveedores de plataformas.

La debida diligencia para IT examina aspectos como:

  • La arquitectura de software y hardware de los sistemas utilizados.
  • Seguridad informática: seguridad y protección de datos, por ejemplo, rutinas de copia de seguridad y protección del acceso externo e interno.
  • Equipo de IT y responsabilidades.
  • Proceso de desarrollo de software y ciclos de lanzamiento.
  • Informes de auditoría hecha por auditores externos, por ejemplo en el contexto de certificaciones de software o auditorías de sistemas de control, informes de investigación de ataques de hackers, etc.
  • Examen del software externo o del software de código abierto en uso.
  • Escalabilidad.
  • Revisiones de código.

Diligencia debida técnica

La diligencia debida técnica o la diligencia debida sobre los activos se refiere a la producción, las instalaciones técnicas y la maquinaria:

  • ¿El equipo está en una ubicación internacional?.
  • ¿Cuál es el estado técnico y tecnológico de las instalaciones?.
  • ¿Qué inversiones son necesarias para su mantenimiento y reparación?.

Por lo tanto, la debida diligencia técnica se encuentra principalmente en industrias muy intensivas ya sea en producción o en instalaciones.

En este caso, son los especialistas del ámbito de la ingeniería quienes suelen encargarse de este examen.

La diligencia debida en el contexto de la “responsabilidad social corporativa” (RSC)

El término “Responsabilidad Social Corporativa” puede utilizarse para resumir una amplia gama de controles sobre la responsabilidad social de una empresa.

Sin embargo, por regla general, el objetivo es prevenir el daño a su reputación y el daño financiero asociado a la empresa compradora.

Las partes de la DD de RSC, pueden ser:

  • Aspectos medioambientales 

Se trata del cumplimiento general de las normas medioambientales y la evaluación de los daños medioambientales. Por ejemplo, contaminación del suelo de los lugares de producción, fuga de contaminantes, obligaciones de construcción, reforestación, etc…

También podría haber un bucle de retroalimentación a la diligencia financiera, si hay que remediar los daños ambientales, supondría costes no previstos en los libros.

Los aspectos medioambientales también pueden desempeñar un papel importante en otros ámbitos, incluso si se cumplen las normas medioambientales regionales. 

Por ejemplo, un despilfarro generalizado de recursos, como el agua potable o la contaminación del medio ambiente a través de emisiones, pueden provocar daños en la imagen y la reputación de una empresa y, por tanto, posiblemente dañar su propia marca e imagen exterior.

  • Aspectos sociales

¿Se respetan las normas sociales en todos los centros de producción y en los proveedores utilizados?.

Se trata, en particular, de las condiciones de trabajo como horarios de trabajo, mano de obra infantil, seguridad laboral, protección contra incendios, derechos de codeterminación, etc.

  • Aspectos políticos

¿Se conocen casos de corrupción, “nepotismo” u otras influencias políticas?.

Estos aspectos pueden tener un impacto negativo importante en una gran empresa si sólo se conocen después de que la empresa haya sido adquirida. 

Un ejemplo es la inclusión de la empresa en la llamada “lista de prohibiciones o sanciones”, es decir, una lista de empresas con las que las empresas de otros países específicos ya no pueden hacer negocios, como por ejemplo, la lista de sanciones de EE.UU.

En este caso, a menudo es suficiente con que sólo los proveedores puedan entrar en relación directa con la empresa.

Por lo tanto, hay que evitar siempre subestimar la RSC y DD.

¿Quién lleva a cabo la diligencia debida?

Si las revisiones de diligencia debida se llevan a cabo como base para la toma de decisiones estratégicas en el ámbito de las actividades de fusiones y adquisiciones o la iniciación de negocios, las empresas suelen contratar a consultores externos como auditores, consultores de gestión, abogados, tasadores, etc.

Las comprobaciones de debida diligencia de los clientes para cumplir los requisitos de blanqueo de capitales se realizan internamente en la empresa. 

Dependiendo del grupo de partes obligadas y de las estructuras internas, los oficiales de blanqueo de capitales, los directores de cumplimiento o los responsables a nivel de la dirección son los encargados de examinar a los clientes nuevos así como a los ya existentes.

Según lo complejas que sean las estructuras corporativas del posible cliente nuevo o existente, este proceso puede ser muy largo y complejo. Incluso el mismo trabajo de investigación.

Conclusión

Bajo el término de debida diligencia pueden encontrarse muchas áreas y auditorías especiales.

Los tipos presentados aquí ni siquiera son exhaustivos y pueden incluir otras áreas, como diligencia debida sobre activos o bienes inmuebles, clientes y proveedores.

Si estás preparando una diligencia debida corporativa clásica, concentra tu energía en los tres tipos de diligencia debida más importantes y elige qué áreas de las descritas anteriormente pueden tener más relevancia para ti y tu empresa. 

Sin duda son esas las que deberán ser objeto de un examen más profundo.

En el caso de auditorías complejas, involucra a especialistas que provengan de tu propia empresa y/o bien que sean externos. Pueden ser auditores, asesores fiscales, abogados o consultores especializados.

Si tienes alguna duda o consulta sobre la diligencia debida, ponte en contacto por teléfono o correo electrónico con nuestros asesores fiscales en Barcelona.