.
0

Deducción por doble imposición internacional jurídica (Limitaciones)

Con la internacionalización de la economía en las últimas décadas, se han establecido diversos mecanismos para evitar la doble imposición en la legislación interna de cada país, además de haberse ido aprobando distintos Convenios para evitar la Doble Imposición. Uno de estos métodos es la deducción por doble imposición internacional del Impuesto sobre Sociedades, que puede ser jurídica o económica según si un mismo sujeto pasivo soporta dos o más impuestos de la misma naturaleza por la misma renta en distintas jurisdicciones, o bien si una misma renta soporta dos gravámenes de la misma naturaleza en dos sujetos distintos, respectivamente.

En nuestro artículo de hoy hablaremos sobre la Deducción para evitar la Doble Imposición jurídica, regulada en el Artículo 31 de la Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades, más concretamente de la imposibilidad de deducción de parte del impuesto satisfecho por rentas obtenidas en el extranjero en determinados supuestos, perjudicando en este sentido a las rentas con un margen de beneficio reducido, siempre que no se opere a través de un Establecimiento Permanente.

¿Qué nos dice la Ley del Impuesto sobre Sociedades español?

Lo que establece el texto legal es que, de incluirse las rentas positivas obtenidas y gravadas en el extranjero en la base imponible del contribuyente, éste se deducirá de la cuota íntegra la menor de las dos siguientes cantidades:

  • El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de gravamen de naturaleza idéntica o análoga al Impuesto sobre Sociedades.
  • El importe de la cuota íntegra que en España correspondería pagar por las mencionadas rentas si se hubieran obtenido en territorio español.

No es tan sencillo como puede parecer

Según la teoría no parece que tenga que haber ningún problema, pero a la práctica, para la cuantificación del importe objeto de deducción pueden surgir varias dudas; incluso la misma Dirección General de Tributos varía el criterio a aplicar en distintas consultas vinculantes.

El concepto del impuesto efectivamente satisfecho en el extranjero es bastante evidente, aunque no está de más recalcar que si se ha gozado de algún incentivo fiscal que reduzca el importe de la cuota devengada, tal incentivo no se considerará como cuantía satisfecha a efectos de la deducción.

Por otro lado, al determinar la cuota íntegra que correspondería pagar en España pueden surgir más dudas. Lo lógico – y lo que venía diciendo la DGT hasta hace un tiempo, como resulta de la Consulta Vinculante V0417-16 – sería que, a efectos de la eliminación de la doble imposición, si para la obtención del importe efectivo satisfecho en el extranjero se toman los ingresos de fuente extranjera multiplicados por el tipo de gravamen del país en cuestión, para su comparación con el importe de la cuota íntegra que correspondería pagar en España, se utilizaran los ingresos de fuente extranjera multiplicados por el tipo de gravamen español.

Pero en otra consulta (V4259-16) publicada por la misma Dirección General de Tributos ocho meses más tarde especifica que hay que deducir los gastos relacionados con los ingresos y se aplicará la deducción sobre la renta neta obtenida. Lo que se viene a decir en su nueva interpretación de la ley es que, para determinar el importe de la cuota íntegra que correspondería pagar en España por las citadas rentas si se hubieran obtenido en territorio español se debe tomar la renta neta, determinada por la diferencia entre los ingresos extranjeros y sus correspondientes gastos. Es decir, obliga a comparar el ingreso de fuente extranjera y la renta neta correspondiente a este ingreso, que por definición nunca podrá ser superior al importe de la primera. Este criterio ha sido ratificado por varios tribunales entre ellos el Tribunal Supremo en varias sentencias.

Esto generará la imposibilidad de deducir parte del impuesto satisfecho en el extranjero en los siguientes supuestos:

  • SIEMPRE, cuando el tipo impositivo en el extranjero sea superior al español, y perjudicando a las rentas con poco margen de beneficio y,
  • En muchos casos, aún cuando el tipo impositivo en el extranjero sea inferior al español, si el margen es bajo o incluso inexistente.

Si tu sociedad obtiene rentas que tributan en el extranjero y no puedes aplicarte la deducción por doble imposición jurídica del Impuesto sobre Sociedades por el importe satisfecho en el extranjero no dudes en contactar con nosotros, analizaremos tu caso al detalle y con profesionalidad, planteándote soluciones a ello como el operar a través de un Establecimiento Permanente en el extranjero.

Ejemplo: ¿Por qué las rentas con un margen de beneficio inferior pueden aplicar menos deducción?

Para que veas más claro cómo funciona la deducción por doble imposición internacional jurídica te dejamos con dos casos distintos y cómo tributarían en cada supuesto.

Ejemplo deducción doble imposición internacional jurídica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*