201811.20
0

Cómo abrir una empresa subsidiaria en España: Pasos y requisitos

Abrir una empresa filial en Barcelona o en cualquier otro punto de España requiere la creación de una entidad con personalidad jurídica propia, a pesar que la compañía matriz contribuya con el capital social o incluso la administre.

No hay que olvidar que una filial es un sujeto jurídico independiente (con sus propios órganos de dirección y control), es decir, una entidad distinta de su matriz que se considera a todos los efectos como residente en España y se encuentra, por tanto, sujeta a la normativa local. Es por ello sujeto pasivo del impuesto de sociedades español y debe atenerse a las obligaciones contables y fiscales vigentes, así como presentar sus cuentas anuales y demás actos societarios inscribibles en el Registro Mercantil. No hay que confundirla con una sucursal, que no es un ente jurídico independiente y que depende completamente de su matriz.

Ventajas de abrir una empresa subsidiaria en España

Para una matriz extranjera que desee expandir su negocio, constituir una filial en España constituye una de las opciones más valoradas en el panorama internacional actual. Ello permite acceder al mercado español y europeo y beneficiarse de la libertad de movimiento de bienes, reducir costes operativos y fiscales (gracias a los tratados existentes) así como posicionarse como una compañía internacional con el prestigio que ello conlleva.

Pasos y requisitos para crear una empresa subsidiaria en España

Una filial puede ser una Sociedad de responsabilidad limitada o una Sociedad anónima en función del capital que se desee aportar, el tipo de socio, el régimen de transmisiones de las cuotas y la operativa del negocio. En ambos casos los pasos para su constitución son los mismos y suelen requerir entre unas 4 o 7 semanas para completarlos todos:

  1. Obtener el Número de Identificación Fiscal (NIF) como inversor extranjero.
  2. Solicitar un certificado de denominación de la empresa subsidiaria española en el Registro Mercantil central.
  3. Abrir una cuenta bancaria a nombre de la filial española y desembolsar el capital social mínimo. Una vez hecho, la entidad bancaria emitirá un certificado del desembolso.
  4. Redactar los Estatutos Sociales de la filial donde, entre otros, constará el objeto social, domicilio, capital, régimen de transmisiones, sistema de Administración.
  5. Acudir ante Notario para elevar a público el acto de la constitución de la filial (mediante Escritura notarial).
  6. Presentar el modelo D1-A de declaración de inversiones extranjeras en el Registro de la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones.
  7. Inscripción de la Escritura notarial ante el Registro Mercantil.
  8. Obtener el NIF definitivo de la filial.
  9. Finalizar el resto de procedimientos fiscales y laborales, como la inscripción en la seguridad social, hacienda y otros organismos públicos.

Para llevar a cabo todos los pasos de forma sencilla y rápida, te recomendamos contar con los servicios de una asesoría fiscal y legal como GM Tax. Te asesoramos en todo lo que necesites de forma profesional y personalizada para que no pierdas tiempo ni te arriesgues a dejarte cualquier trámite. Contacta con nosotros sin compromiso para saber cómo te podemos ayudar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*