201904.12
0

Disolver una sociedad: Impuestos, requisitos, motivos y más

Cuando se toma la decisión de disolver una sociedad es importante cumplir correctamente con todos los requisitos indispensables. Solo si se siguen todos los pasos que marca la ley cesarán completamente las obligaciones fiscales y mercantiles de los socios.

En Internet encontrarás muchas guías sobre cómo abrir una empresa, pero pocas se centran en explicar cómo disolverla. Por esa razón vamos a centrarnos en los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta a la hora de poner un final a tu sociedad.

Diferencia entre disolver y cesar la sociedad

Lo primero que debes decidir es si prefieres disolver la sociedad o solo cesarla.

Disolver y liquidar la sociedad es poner un punto y final, ya que significa cerrar totalmente la sociedad y no puede revertirse. Si quisieras volver a la actividad, no podrías hacerlo con esa misma sociedad.

En cambio, el cese de la sociedad es más bien poner un punto y aparte. No desaparece la sociedad, sino que se pone en stand by hasta que se decide volver a reactivarla.

Las 3 vías para deshacerse de una sociedad

Una vez que se haya declarado disuelta la sociedad existen 3 vías:

  • Liquidar la sociedad: Que consiste en cesar la actividad, pagar a acreedores y socios y cerrar definitivamente la empresa.
  • Transferir la propiedad: sería el cao de una compra o venta de acciones o participaciones.
  • Concurso de acreedores: En caso de que no se pueda hacer frente al pago de las deudas sociales se puede instar el concurso de acreedores que, en determinados casos, dará lugar a la liquidación de la compañía vía judicial.

Motivos por los que se puede disolver una sociedad

Según el Real Decreto Legislativo 1/2010, 2 de julio, una sociedad solo puede ser disuelta si es por una de las siguientes razones:

  • Cese del ejercicio de la actividad o actividades que constituyen el objeto social. Concretamente si se ha estado al menos un año sin prestar ningún tipo de servicio.
  • Si la finalidad con la que fue creada la empresa ha concluido.
  • Si existe una imposibilidad de conseguir el fin social con el que se creó la empresa.
  • Si se han paralizado los órganos sociales, de modo que resulte imposible su funcionamiento.
  • En caso de pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, siempre y cuando éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.
  • Por una reducción del capital social por debajo del mínimo legal, y que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.
  • Porque el valor nominal de las acciones o participaciones sociales sin voto exceden de la mitad del capital social desembolsado y no se restablece la proporción en el plazo de dos años.

Requisitos para la disolución de una sociedad

Para poder cerrar una sociedad hay que estar al día de los pagos con Hacienda y con los acreedores. Es decir, no se pueden tener deudas con el pago de impuestos ni con los acreedores.

Antes de liquidar la empresa es necesario también liquidar todos los bienes de la sociedad entre los propietarios.

Por último, es imprescindible realizar la escritura de disolución ante notario.

Sea cual sea la vía, se deberá inscribir la disolución de la sociedad en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Para que todo el proceso de disolver una sociedad se haga correctamente te recomendamos contar con una gestoría especializada como GM Tax, especialmente si existe alguna particularidad. Contacta con nosotros y nos ocuparemos de tu caso con profesionalidad, rapidez y cercanía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*